miércoles, 19 de enero de 2011

Las tres carrozas fúnebres de Tierno Galván...

En nuestros múltiples y variados periplos nos hemos ido encontrando con historias, curiosidades y un sinfín de detalles que si bien no dan para hacer entradas sí que enriquecen la experiencia personal.

Una de estas curiosidades se centra en carrozas fúnebres, concretamente en las que participaron en las exequias del ex-alcalde de Madrid Enrique Tierno Galván.


La primera vez que oímos sobre estos carruajes fue en una visita al Museo de Carrozas Fúnebres de Barcelona de Serveis Funeraris de Barcelona, donde, entre otras cosas, Josep Antón Díaz nos mostraba la carroza Imperial, una carroza tirada por seis caballos que nos aseguraron era la que había trasladado el féretro de Tierno Galván. Hasta aquí la cosa no pasó de ser un mero detalle anecdótico.

La carroza Imperial del Museo de Carrozas Funerarias de Barcelona

Sin embargo, en nuestra visita al cementerio de la Almudena de Madrid, nos enseñaron otro coche fúnebre, esta vez de motor, que también nos aseguraron había trasladado al difunto alcalde.

Empezaba a haber mucha carroza y muchos kilómetros de por medio. Así lo expusimos, y en Madrid, Gabino Abánades, nos confirmó el dato y nos explicó que habían participado ambos vehículos, llevando el féretro un tramo del camino cada uno.

El furgón que llevó a Tierno Galván (vía)

La historia quedaba más o menos hilada y con sentido, hasta que hace poco en una visita al cementerio de Vic nos comentaron que una de las dos carrozas que allí conservan se había enviado para el entierro de Tierno Galván.

La carroza de Vic

¡Llegados a este punto o nos sobraban carrozas o nos faltaban difuntos! Uno de los sepultureros de Vic nos aclaró que la carroza había sido rechazada en el último momento por llevar el escudo de la ciudad de Vic a ambos costados.

El escudo de la discordia

Aquí fue donde nos picó la curiosidad y decidimos remover escarbar un poco el pasado para ver que había ocurrido en realidad.

Tras un montón de infructuosas búsquedas, visionado de vídeos e imágenes en blanco y negro de la época de no muy buena calidad (calidad del siglo pasado...), llegamos a la conclusión que mucha de la información que se publicó era incorrecta, quizá motivada por la falta de costumbre en este tipo de cortejos, las prisas o simplemente por no cotejar la información. Así, por ejemplo, nos encontramos que el número de caballos que tiraban de la carroza de pompas fúnebres de Barcelona variaba en los diferentes medios informativos (a veces incluso dentro del mismo...), así como el modelo y número de carrozas que participaron. Podéis leer algunas de éstas incongruencias en el apéndice de la entrada.

Lo que nos ha quedado claro en definitiva es que Tierno Galván muere a los 67 años en la clínica Ruber de Madrid fruto de una parada cardiorrespiratoria hacia las 23:00h. del día 19 de enero de 1986. Se instala la capilla ardiente en la Casa de la Villa de Madrid, por la que pasan más de quinientas mil personas durante las 29 horas que dura, formando colas de más de seis horas, y permanece allí hasta el día 21 de enero.

Se pide una carroza fúnebre al cementerio de Vic para el traslado del féretro. Pere Cuberta, propietario de la funeraria de Vic, envía una carroza a Madrid y junto a ella envía a Andrés Pujades para que se encargue de cuidar los arneses de los caballos. En Madrid se rechaza la carroza por ostentar el escudo de la ciudad de Vic y se decide usar en su lugar la carroza Imperial de pompas fúnebres de Barcelona, que no lleva el escudo de la ciudad sino el de la Casa de la Caridad, y designan sobre la marcha a Andrés Pujades para que guíe el carruaje.

Escudo de la Casa de la Caridad

El féretro de Tierno Galván es sacado a hombros de la capilla ardiente...

... y depositado en la carroza Imperial (no hay duda de la carroza viendo las imágenes) con destino a la plaza de Cibeles.


De allí y tras el duelo, se pasa el féretro a un coche motorizado (Dodge fúnebre, matrícula M-7910-P), propiedad de los servicios funerarios de Madrid, que traslada los restos hasta el cementerio de la Almudena donde los entierran, en la parte católica del cementerio, ya que Tierno Galván no quiso ser enterrado en el cementerio civil junto con muchos de sus compañeros de partido, bajo una sencilla lápida de granito gris de unos 1.200 Kg. y una escueta inscripción dorada.



Como curiosidad, tras finalizar nuestro "pequeño trabajo de campo" y revisar las fotos, hemos llegado a la conclusión que el furgón fúnebre que realizó el trayecto desde Cibeles a la Almudena, y que es el que nos hizo iniciar toda esta persquisa, no estaba entre los coches que vimos en el cementerio de la Almudena. Posiblemente esté a estas horas en algún desguace, aunque nosotros no descartamos encontrárnoslo en algún cementerio de "las Españas" mientras nos comentan que ése es el coche que llevo a Tierno Galván en su funeral...

Dado que hoy se cumple el 25º aniversario de la muerte de Enrique Tierno Galván, sirva esta entrada como pequeño homenaje al que muchos consideran el mejor alcalde de Madrid.

Apéndice:

Revisando hemerotecas y contrastando la información encontrada hemos localizado curiosas incongruencias que nos han hecho ver que el hecho de difundir datos incorrectos no es algo nuevo que haya llegado con Internet y la Wikipedia, como algunos piensan.

Teniendo en cuenta el número de carrozas, puesto que no hay contradicción respecto al furgón fúnebre, y su procedencia hemos encontrado que el diario ABC habla de un único carruaje barroco procedente de Vich y pedido al Museo de carruajes de Barcelona; en el diario El País se habla de una carroza procedente de Vic y otra del museo de pompas fúnebres de Barcelona que es la que definitivamente ese usó; en el diario El Punt hablan sólo de una carroza procedente de Vic; y en La Vanguardia en un artículo leemos sobre una única carroza barroca procedente de Barcelona, pero en otro artículo de la misma página se habla de dos carrozas a la Grand Dumond procedente una del museo de pompas fúnebres de Barcelona que transportó el féretro, y otra de Vic, propiedad de Pere Cuberta, que la siguió con varias coronas.

Dos fotos donde se aprecian las diferencias entre la carroza a la Grand Dumond (izq.) y la carroza Imperial (dcha.)

Si tenemos en cuenta el número de caballos, todos los medios de la época coinciden en que la carroza iba tirada por seis caballos negros propiedad de Andrés Pujadas Pedragosa, propietario de un negocio de coches de caballos para películas, procesiones, carnavales, etc. El único diario que discrepa es Madrid Diario que en el veinte aniversario de la muerte de Tierno Galván habla de doce caballos, el doble de los originales.

Asimismo, para los coches cargados de coronas, la información habla que fueron cuarenta los vehículos que siguieron al coche fúnebre, mientras que La Vanguardia discrepa y los reducen a veintidós.


Respecto a los horarios del cortejo fúnebre, se afirma (minuto arriba minuto abajo) que este salió de la Casa de la Villa de Madrid a las 15:10h. pasando por la Puerta del Sol a las 15:30h. y llegando a la plaza de Cibeles algo más tarde. Allí se realizó el cambio de medio de transporte. El féretro llega al cementerio de la Almudena sobre las 16:30h. y el entierro tuvo lugar a eso de las 16:45h. Hay un par de gazapos al respecto en El Punt, donde en un artículo citan los horarios correctamente mientras que en otro situado en la misma página afirman que el féretro llegaba a las 15:00h. a Cibeles. El otro gazapo se produce en La Vanguardia donde la carroza es omnipresente y pasa por la puerta del Sol y por Cibeles a la misma hora.


Encontramos también una pequeña discrepancia de diez años entre La Vanguardia y El País afirmando la primera que las carrozas fúnebres tiradas por caballos dejaron de prestar servicio en Barcelona a principios de los años cuarenta y en el segundo que en Madrid se dejaron de usar en 1922 y en Barcelona treinta años más tarde, por lo que nos situamos en los años cincuenta.

En La Vanguardia al hacerse eco erróneamente que era una carroza a la Grand Dumond...

La carroza a la Grand Dumond

...afirman que la misma había transportado también el féretro de Eduardo Dato, Joselito y Gitanillo de Triana. Investigando un poco queda descartado este dato puesto que en la fotografía del entierro de Joselito se ve claramente que sí es una carroza a la Grand Dumond y no la Imperial de Tierno Galván,...

Foto del entierro de Joselito (vía)

...en el de Eduardo dato se aprecia una mucho más sobria...


...y de la de Gitanillo de Triana, aunque no hemos encontrado imágenes nítidas,...


...sólo sabemos que era a la federica como podrían ser todas las anteriores.

Enlaces:
·ABC 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11.
·La Vanguardia 1, 2.
·RTVE
·El Norte de Castilla
·El Punt
·Video 1, 2, 3

9 comentarios:

  1. Un bonito y muy trabajado homenaje a una gran persona.Esperamos ansiosos vuestras entradas por lo meticulosas y contrastadas que son:sinceramente,en ésta os habéis superado!!!..pero no me tardéis tanto con la próxima,que nos pilla mono

    ResponderEliminar
  2. Estupenda entrada: por lo oportuna en el tiempo, por lo detallada y, sobre todo, por lo clarificadora de tantos y tantos gazapos que muchas veces se dejan caer en la prensa y se dan por buenos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Genial y muy meticuloso, yo también me quedé con la duda después de escuchar en la Almudena que había sido esa carroza y de escuchar lo mismo en Barcelona. Me alegro que lo hayas aclarado.

    ResponderEliminar
  4. Ya sabéis, aquí por apuntarse el tanto hacemos lo que sea. He oído esta historia un montón de veces y nadie da su brazo a torcer. Menos mal que ponéis un poco de cordura..
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Vayaaaaaaaaaaaaaaa!! Un trabajo de campo de sobresaliente. Una currada genial ¡felicidades!
    Una abraçada molt forta.

    ResponderEliminar
  6. Viendo fotos del entierro de Benito Pérez Galdós (http://asociacioncanariadeamigosdegaldos.blogspot.com/2008/01/el-ministro-de-instruccion-publica-d.html) parece que su féretro también fue transportado por la carroza Imperial.

    ResponderEliminar
  7. Impresionante trabajo de investigación. Soy el nieto del cochero, Andreu Pujadas, me llamo Andreu Marfull i Pujadas. Tengo una cinta radiofónica de una entrevista que se emitió en Catalunya sobre los entresijos del montaje del funeral. Es muy buena, así que la tenga digitalizada te la haré enviar.
    Gracias por tu excepcional investigación!
    Andreu

    ResponderEliminar
  8. Será un placer poder escucharla, Andreu.

    ResponderEliminar
  9. Hace poco estuve visitando el museo de coches funebres de Barcelona y encontre la carroza de la discordia. Me ha encantado como lo habeis datado todo y el gran trabajo que habeis hecho. Enhorabuena.

    ResponderEliminar