domingo, 5 de junio de 2011

Iglesia Matriz o Nossa Senhora do Amparo (Válega)


Iglesia matriz de Válega

Válega es una pedanía portuguesa situada en el extremo sur del municipio de Ovar, distrito de Aveiro (Portugal). En ella se encuentra la iglesia Matriz de Nossa Senhora do Amparo. La primera referencia a esta parroquia se encuentra en un documento del año 1002, sin embargo, no hay ninguna prueba concluyente del origen del nombre de Válega, aunque es posible que provenga de "Valego" o "velegado" que significa "unido", ya que Válega procede de la unión de dos villas: Pereira y Dagarei.

Las atracciones del lugar son las marismas de la ría de Aveiro y sus iglesias forradas de azulejos, como la iglesia Matriz o el santuario de Nossa Senhora de Entre Águas.

Contraste entre las fachadas de la iglesia

La iglesia Matriz de Válega, consagrada a la virgen María, se empezó a construir en 1746 y las obras se prolongaron durante algo más de un siglo. Es un templo de estilo tradicional, de una sola nave, con la fachada orientada al oeste. Dicha fachada principal, que incluye el cuerpo de la iglesia y la torre campanario situada a su izquierda, está completamente revestida de paneles de azulejo polícromo de una belleza singular, lejos del tan peculiar azulejo bicolor que se puede apreciar en las iglesias portuguesas.

La fachada principal decorada con azulejos polícromos

Éstos azulejos, procedentes de la fábrica Aleluia de Aveiro, datan de mediados del siglo XX, siglo en el que se remodeló casi completamente el edificio.

Detalle de varios de los azulejos de la fachada principal

En la parte posterior del templo, la azulejería en azul y blanco dibuja las más diversas y complejas figuras geométricas y grecas, apenas interrumpidas por algunos paneles marianos y otros de grandes vasijas con flores.

Grecas y vasijas con flores

Panel mariano

En el panel lateral izquierdo de la fachada principal se puede leer la inscripción: "Oferta de Aº Maria Augusto de Silva filho desta terra Comendador da Ordem de Benemerencia 1960".

El panel en cuestión

El comendador Antonio María Augusto da Silva, fue un gran benefactor de la parroquia e impulsor de su restauración. Dado que aportó el dinero, marcó el estilo y los motivos que debían decorar la fachada principal, sufragando también las nuevas vidrieras, que por lo visto proceden de Madrid.

En la foto se pueden observar alguna de sus vidrieras (vía)

En el interior destaca la decoración de azulejos semejantes a la del exterior, pero también quedan restos de la iglesia primitiva, como son el retablo principal, del siglo XVIII y la pila bautismal, del siglo XVI.

Interior de la iglesia con el retablo al fondo (vía)

En lo que respecta al cementerio, curiosamente se ha producido el efecto contrario a lo habitual. El antiguo camposanto se encuentra situado lejos de la iglesia, mientras que el nuevo se sitúa justo en la puerta, confiriendo una vista cuanto menos curiosa del conjunto.

Vista del conjunto desde el cementerio

Entrada al cementerio desde la calle

En el nuevo se pueden apreciar unos cuantos panteones y bastantes tumbas en el suelo. Ni un sólo nicho que estropee el conjunto.

Un panteón profusamente decorado con los típicos azulejos azules portugueses

Detalle de los azulejos

Todas las tumbas están muy bien cuidadas y, de hecho, en nuestra corta parada para visitarlo, nos encontramos bastante gente que estaba allí realizando labores de limpieza y mantenimiento de su tumba familiar.

La capilla del cementerio

Detalle de los elaborados azulejos...

... que contrasta con la sobriedad de su interior

El cementerio viejo, por el contrario, se encuentra completamente olvidado e incluso ha sido víctima del vandalismo debido a la dejadez de la administración.

Entrada del antiguo cementerio (vía)

No lo visitamos, pero en las fotos se puede apreciar el estado de abandono en el que se encuentra, pese a que conserva seis sepulturas de cierto valor histórico: dos junto a la capilla y cuatro más dentro de ella.

Este antiguo cementerio ha deparado también alguna sorpresa no relacionada directamente con la muerte. En la capilla, junto con las sepulturas de rigor, hace no mucho se encontró un cañón de hierro forjado que data de la Guerra Peninsular contra las tropas napoleónicas.

El cañón encontrado (vía)

Actualmente, el cañón ha sido recuperado y trasladado junto a la puerta de la Casa do Povo de Válega para que todo aquel que quiera pueda acercarse a ver dicha reliquia histórica.

Todos aquellos que os desplacéis por Portugal y paséis cerca, acercaos hasta esta pequeña población ya que la visita a esta iglesia bien merece desviarse.

Foto del conjunto desde la entrada al cementerio

Lateral de la iglesia

Enlaces:
·Igreja Paroquial de Válega / Igreja de Nossa Senhora do Amparo en SIPA.
·Un vídeo del interior de la iglesia.

4 comentarios:

  1. ¡¡Es preciosa!!gracias,Lilith,por esta bella entrada,como todas las vuestras,muy completa. .

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/6/11 22:13

    Hay problemas con Blogger. Había escrito una parrafada y con mi nick no hay manera de dejar mi comentario. Os decía que tendré que ir a Portugal (trabajo se me está acumulando a mi je je je) para ver esas obras tan curiosas. Eso de "forrar" las iglesias no lo había visto nunca. Es muy llamativo pero para mi gusto, demasiado abigarrado.
    En cuanto a los nichos, os doy toda la razón,: siempre afean, pero como las diferencias existen antes y después que le vamos hacer...
    Me extraña que no entrarais en el cementerio viejo ¿y eso? solo puedo imaginarme falta de tiempo;-)
    Petonets!!!
    Mar-Giverny

    ResponderEliminar
  3. Tony Collbato, con un día soleado es aún más bonita, ya que los azulejos refulgen.

    Mar-Giverny, bastante problema tuvimos nosotros con Blogger ya que el día que íbamos a publicar la entrada fue el día que se fue al garete y perdimos la entrada junto con toda la información que habíamos encontrado, teniendo que volver a empezar de nuevo. Blogger aún no nos ha contestado al respecto...

    Respecto a lo de los azulejos, hay verdaderas obras de arte hechas en este material por todo el país, no sólo en iglesias, que bien merecerían todo un blog. Hemos escogido esta iglesia por que nos llamó la atención la policromía frente al azul típico.

    El tema del cementerio viejo fue por puro desconocimiento y porque sólo estábamos de paso.

    ResponderEliminar
  4. MARIA DA LUZ26/11/11 15:17

    ES UNA IGLESIA BELLISIMA.UNA OBRA DE ARTE DE LA CULTURA PORTUGUESA.EN EL CEMENTERIO SE ENCUENTRA
    PARTE DE MI FAMILIA ENTRE ELLOS, MI TIO ABUELO
    MONSEÑOR MIGUEL AUGUSTO PEREIRA DA SILVA.


    MARIA DA LUZ AMADOR PEREIRA DA SILVA

    ResponderEliminar